Historia de una clausura de negocios

99.HISTORIA DE UNA CLAUSURA DE NEGOCIOS-min

Desde que recuerdo me veía teniendo un negocio propio, algo que yo empezara de cero para convertirlo en mi forma de vida, cuando crecí, supe que tenía que hacerlo, así que tomé la decisión de establecer un pequeño café, así que busqué un lugar, compré algunas cosas con los ahorros que tenía, me quedé en ceros, sin embargo, sabía que valía la pena por cumplir un sueño que tenía desde pequeño. 

Pero a veces los proyectos requieren más que solo ideas y sueños, por eso quiero compartirte qué fue lo que me faltó pensar para que todo saliera mucho mejor. El día de la inauguración fue uno de los más felices, invité a todos mis conocidos y empezaron a llegar algunos clientes adicionales por la publicidad que hice, pasaron dos semanas donde todo iba bien, claro aprendiendo a mejorar ciertas cosas, hasta que un día, llegaron unas personas a hacer una revisión, solicitaron toda la documentación que avalara la declaración de apertura del negocio y no supe qué decir, así que me informaron que por no tener diversos trámites mi lugar no podía seguir en funcionamiento, así fue como se dio la clausura del negocio. Fue muy frustrante y no sabía cómo solucionarlo, así que busqué en internet y encontré a CIDUR, quienes me ayudaron con esta situación. 

Resulta que cuando vas a poner un negocio debes cumplir con ciertos requisitos que solicitan las autoridades para que pueda funcionar y estar activo, por supuesto, no es que podamos saberlo todo, por eso existen lugares como CIDUR que te asesoran, orientan y gestionan todo lo necesario para que estés en regla, como te compartí lo primero es una declaración de apertura, que es un trámite que no tiene costo, solo se llena un formato que la autoridad sella y es necesario que se coloque en el establecimiento para que en cualquier visita puedas mostrarlo y evitar sanciones, multas o justo la clausura del negocio.

Existen otros trámites que conocí y que gracias a CIDUR cumplí con ellos, como el uso de suelo, que es un documento que establece para qué se utilizará el establecimiento en cuestión, en este caso, comercial. Para efectos de poder poner un anuncio exterior también se requiere una autorización, ya que su colocación y posición puede afectar el diseño urbano o la seguridad de la sociedad. 

Le expliqué a CIDUR que tenía pensado vender bebidas alcohólicas en la cafetería y me explicaron que para eso también se requiere una licencia de funcionamiento, de no contar con ese documento se incurre en una falta grave que seguro traería como consecuencia la clausura de negocios. Sí tiene costo y depende del tipo de establecimiento que se trate. 

Si bien me hubiera gustado conocer toda esta información antes, también es cierto que me ayudó a saber qué se necesitan ciertos trámites cuando emprendes, CIDUR me ha ayudado en todo el proceso y siguen siendo mis asesores, he recuperado mi cafetería y cada vez trato de hacerla crecer más. 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
WhatsApp chat